20 dic. 2009

Presentación.

Nuestras queridas penejotas:

Aunque vosotras tenéis muy claro quienes sois, y que importante papel jugáis nos sentimos en la obligación moral que explicar al mundo del rol nuestra percepción del mismo. Nosotras, hemos permanecido en la sombra durante mucho tiempo, calladas y con la esperanza de que algún día se escuche nuestra voz. Ese día, por fin, ha llegado.

Hemos observado como poco a poco el mundo del rol se ha extendido en nuestra vida cotidiana: baldas ocupadas por multitud de figuritas, fichas de personajes a medio completar, libros y libros amontonados en habitaciones donde el espacio es un concepto limitado, módulos !hasta en el baño!, por no hablar de dados debajo del sofá o lapiceros punzantes por doquier. Porque el rolero medio, señoras, es un individuo que no se conforma con lo básico, siempre tiene que ir a más. Eso nos perturba, como se perturba la fuerza ante determinadas presencias oscuras.

¿Y cómo nos sentimos nosotras?, Pnjs en un mundo dominado por jugadores y masters del universo con poder ilimitado para ocupar la mesa del comedor los fines de semana. Y nosotras arrinconadas entre la tele de plasma (comprada para ver la edición especial de El señor de los anillos) y el vacío existencial de una vida sin ficha.

¿Es que no tenemos derecho a unas características, a unos dones, a unas habilidades, a unos puntos de vida y unos defectos? ¿Acaso no merecemos recibir PXs después de cada sesión? ¿No tiramos igual de bien los dados que cualquiera cuando nos mandan? ¡Pues claro que sí!. Pero en una trama hecha a nuestra medida, nuestro gusto y semejanza.

Desde este lado de la pantalla del máster, vemos el mundo del rol de una manera, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Sufrimos como el más Pj que pueda haber, los ires y venires de las publicaciones, revisiones de los sistemas de juego, las dudas entre elegir tapa dura o tapa blanda, las oscilaciones de precios que llevan a la bancarrota a miles de roleros, las esperas de traducciones que nunca llegan, y la creciente presencia de los juegos indie.

Por eso hemos habilitado este espacio dedicado a nuestras inquietudes y desvelos. Y sobre todo para que TÚ, rolero medio, sepas como se siente tu PNJ.

Sin más, queridas amigas, nos despedimos emplazándoos a la próxima partida.

10 comentarios:

  1. Me han saltado las lágrimas. Mi alma asolada. Me doy cuenta de lo ciego que he sido ante tanto sufrimiento.

    Pero hay que ponerse retos para hacer frente a esta tragedia humana, hay que plantearse metas que superar... Cosas como:

    - Hoy voy a preparar los mejores canapés que hayan probado en sus puñeteras vidas.

    Con esas pequeñas victorias conseguireis que:

    1) La dieta de vuestros queridos PJs sea mejor.

    2) Os vean como alguien imprescindible e insustituible.

    3) Subireis habilidades (culinarias) como cualquier otro PJ podría hacer.

    4) Nunca se os negará una Fanta.

    5) En definitiva, sereis queridas y amadas.

    He dicho.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tanto este artículo que siempre que puedo vuelvo a este gran blog para releermelo.

    Por favor, no publiqueis ninguno más, esto haría que esta entrada bajase, y por mucho que os esforceis lo presente no se puede superar.

    Un saludo entre admirado y anonadado.

    ResponderEliminar
  3. Yo es que no se como se siente mi PNJ... Pero creo que es un problema del master, que no sabe jugar adecuadamnte con los PNJs...

    O que tal vez los PNJs tienen que empezar a darle un poco de guerra en vez de limitarse a ser el gancho para hilar partidas :P

    Por cierto, mira que no meterme en blogs amigos, tsk tsk tsk...

    ResponderEliminar
  4. ¿Como que PNJs? ¡Coged las riendas de vuestro destino (o los hu.. del master, lo que tengáis más a mano) y convertíos en PJs con derecho propio! ¡Faltaría más! Dadle la vuelta a la partida del master, jod*dl* esa sesión que tan bien se ha currado yendoos por la tangente o descubriendo al malvado en la primera escena... en fin... Nunca, nunca, os sintais PNJs, porque el PNJ que adquiere conciencia de sí mismo es que ha dejado de serlo ;-)

    PS Yo tampoco estoy en blogs amigos ><

    PS2 Y a 13 dadle de collejas que hay formas más elegantes de decir que escribais más a menudo... al menos vosotras no reciclais chistes usados... (piiiiiuuuuu, puñalada devuelta!)

    ResponderEliminar
  5. Vale, estoy desolada, yo soy pj y no lo sabía. Con mis limitaciones, claro. Y me doy cuenta de que mi socio es en realidad el pnj. ¿Existen LOS pnjs? Dejo constancia de uno.
    Muy confuso todo esto, pero me he reído, y eso importa.
    Paz y Amor, para que os hagáis una idea.

    (Humm, ¿cómo hacerle saber a UN pnj que lo es?

    ResponderEliminar
  6. Ay, 13, 13...

    Canapés, sí. De estricnica. Si les ponéis media aceituna en precario equilibrio sobre un trozo de pimiento morrón, no habrá tirada de salvación contra semejante ingenio de destrucción pj-nil.

    ResponderEliminar
  7. Tere: Por supuesto que existen Los PNJS de hecho creo que hablar de ello tambien . Y de amigos pnjs... porque los hay. Ahhh y madres y padres Pnjs que son conscientes del entorno de su bástago.

    En el fondo al lado de un PJ existe siempre un PNJ.

    Un saludete!!!

    ResponderEliminar
  8. Como era la cita...

    Detrás de un PJ de éxito hay una PNJ sorprendida.

    Saludetes a todos!!!

    PD- Sonia... ¿Nos vamos a apuñalar vilmente pudiendo ser amigos? Reciclar es bueno, hasta en el humor (o en ausencia del mismo).

    PD2- Lucía... Esto... el de los comentarios no soy yo... Es alguien que se hace pasar por mí. Sí, lo sé, ese alguien tiene mi contraseña de Google, pero es otro yo...

    PD3- Ains. Necesito salir de casa. Vamos a tomarnos unas fantas.

    ResponderEliminar
  9. Mi granito de arena:
    http://www.comunidadumbria.com/?AFR=LT&CFR=16437&MW=1&SW=2&__Pg=1

    ResponderEliminar